Regresar a menú anterior.

MIOMATOSIS UTERINA

Introducción

Los miomas son tumores benignos estrógeno-dependientes que se originan del músculo liso uterino y contienen elementos fibrosos. La denominación correcta es la de leiomioma aunque también se designan con los nombres de mioma, fibroma, fibro-mioma y fibroide. Pueden presentar diferentes tamaños y ser únicos o, más frecuentemente, múltiples.

Son los tumores más comunes de todo el aparato genital, y probablemente el tumor benigno más frecuente en la mujer;

. En la población general se encuentra en 1 de cada 4 mujeres en edad reproductiva activa

El diagnóstico se establece durante el estudio pélvico por otros motivos como el ultrasonido o como hallazgo en una cirugía de abdomen

Más frecuentes en la tercera y cuarta década de la vida (el 90% de los casos, su diagnóstico se realiza entre los 35 y 54 años), pero pueden persistir y descubrirse en edades avanzadas. Son muy raros antes de los 20 años, y excepcionales antes de la pubertad. Son más comunes en la raza negra (50%) que en la blanca (25%), aparecen con más frecuencia en mujeres que no se han embarazado o infértiles,

origen del mioma

Básicamente se acepta que el mioma es una tumoración derivada de la fibra muscular lisa del útero,

Los estrógenos ováricos parecen intervenir en el aumento de tamaño del leiomioma al mismo tiempo que preservan su actividad benigna manteniendo su diferenciación. E interviene activamente en el aumento de tamaño de los miomas.

En función de la localización anatómica que presentan se clasifican en:

 Miomas subserosos:

Se encuentran por debajo de la serosa del útero, protruyendo en su crecimiento hacia la cavidad abdominal. Pueden ser pediculados, desarrollando en ocasiones un tallo extremadamente largo denominándose leiomioma errante o migratorio.

 

 Miomas intramurales:

Localizado en el espesor del miometrio sin distorsionar en gran medida el endometrio ni la serosa, pueden ser el origen de los submucosos.

 Miomas submucosos:

El 5-10% de los miomas. Constituyen las lesiones más sintomáticas; se originan en la pared miometrial y hacen protrusión hacia la cavidad endometrial.

síntomas

 Dolor

 Hemorragias uterinas

 Aumento del perímetro o volumen abdominal.

Diagnóstico

El Ultrasonido es el medio diagnostico ideal

Sirven para clarificar la naturaleza de la masa pélvica y permite, con seguridad el diagnóstico diferencial con una gestación, masa ovárica, etc

La ultrasonografía transvaginal (USV) nos ayuda a diferenciar e identificar pequeños miomas intramurales; los submucosos suelen ser más fácilmente diagnosticados por esta vía vaginal.

Resonancia nuclear magnética

Es de considerable valor en la demostración de la naturaleza de la masa pélvica, aunque la técnica es muy costosa y no ampliamente eficaz, comparada con el ultrasonido

Tratamiento

el tratamiento del leimioma es fundamentalmente quirúrgico,

es posible si el mioma es único, realizar su extracción

si es múltiple realizar la extracción total del útero

Embarazo y miomatosis

Por lo general una mujer con miomatosis y embarazo continua su curso gestante sin complicaciones, pero en momentos cuando los hay se presenta lo siguiente:

Mayor incidencia de partos prematuros se relacionan con los miomas de tamaño superior a 3 cm . de diámetro.

La frecuencia de cesáreas está significativamente elevada en los úteros miomatosos, no influyendo el número de miomas, pero sí la localización y el tamaño de los mismos.

El alumbramiento puede verse dificultado por cierto grado de alteraciones placentarias, o por alteraciones de la contracción uterina, pudiendo ser causa de hemorragias del alumbramiento y/o hemorragias tardías.

Durante el puerperio son más frecuentes las infecciones puerperales (sobre todo cuando los miomas son submucosos); y hay mayor peligro de enfermedad tromboembólica.