Regresar a menú anterior

INYECCION INTRACITOPLASMATICA DE ESPERMATOZOIDES

La técnica de inyección intracitoplasmatica de espermatozoides abreviada como ICSI consiste en inyectar un espermatozoide en el citoplasma del óvulo por medio de una micropipeta. De ahí que esta técnica sea dos veces más eficaz que otras y permita, además, la fecundación por medio hasta de un espermatozoide inmaduro, extraído del testículo.

El ICSI es útil para parejas con un factor masculino severo de infertilidad tal como muy baja movilidad o muy bajo recuento de espermatozoides, o aún, ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. En este último caso se intenta obtener espermatozoides directamente del testículo mediante una biopsia.

Los pasos a seguir son:
- Estimulación de la ovulación: igual que para la fertilización in vitro.
- Rescate de ovocitos: idéntico procedimiento que para la fertilización in vitro.
- Inyección de ovocitos: Utilizando un microscopio especial de alta resolución se realiza la microinyección del espermatozoide recuperado en el óvulo. Entre las 12 y 18 horas posteriores se visualiza el óvulo para confirmar su fertilización.
- Transferencia embrionaria: Entre las 48 y 72 horas de realizado el proceso de inyección intracitoplasmática se procede a la transferencia embrionaria, siguiendo el mismo proceso que para la fertilización in vitro.