Regresar a menú anterior.

Ultrasonido del embarazo

Definición:

Es un método en el cual se obtienen imágenes del feto y los órganos pélvicos de la mujer durante el embarazo. El aparato de ultrasonido envía ondas sonoras de alta frecuencia, las cuales reflejan las estructuras corporales creando una imagen.

Forma en que se realiza el examen:

Para realizar el examen se recuesta al paciente y se aplica un gel conductor transparente a base de agua en la piel sobre el área que se va a examinar para ayudar a la transmisión de las ondas sonoras. Se mueve el transductor (sobre el abdomen y la pelvis, siendo ésta la técnica transabdominal convencional. O se realiza tambien por via vaginal con transductores especiales sobre todo en el primer trimestre del embarazo

Preparación para el examen:

Cuando se realiza via abdominal se requiere que la vejiga esté llena para obtener buenas imágenes, se le pide a la persona beber 2 ó 3 vasos de líquido una hora antes del examen y no orinar antes de realizar el examen.

El ultrasonido se realiza para: 

  • Confirmar la ubicación de un embarazo . El ultrasonido puede utilizarse para diagnosticar un embarazo ubicado en las trompas de Falopio o en el abdomen en lugar de en el útero.
  • Identificar un potencial aborto espontáneo . Cuando hay hemorragias en los primeros meses del embarazo, o si los latidos cardíacos o los movimientos del feto parecen haberse detenido durante la gestación, el ultrasonido permite determinar si el feto ha muerto y si la mujer tendrá un aborto espontáneo.
  • Confirmar un embarazo múltiple .
  • Determinar la edad gestacional . El tamaño del feto, medido utilizando ultrasonido, permite a los médicos calcular la fecha del parto.
  • Diagnosticar algunos defectos congénitos . Las imágenes de ultrasonido pueden utilizarse para diagnosticar ciertos defectos congénitos, como la espina bífida. Si el ultrasonido específico (nivel II) detecta una anomalía en el desarrollo del feto, es posible que el médico derive a la paciente a un centro médico especializado en evaluaciones por ultrasonido más complejas. Diferentes exámenes complejos pueden ayudar a determinar la naturaleza del problema y con qué opciones cuenta la mujer. Estudios recientes sugieren que un examen por ultrasonido en el primer trimestre, combinado con un análisis de la sangre materna, puede ser un método de detección precoz eficaz del síndrome de Down. El examen por ultrasonido busca un espesamiento de la piel detrás del cuello del feto, llamado pliegue nucal, que a veces suele producirse en el síndrome de Down y, posiblemente, en otros defectos congénitos.
  • Evaluar el crecimiento fetal. Si el útero crece de manera más lenta o más rápida de lo esperado, el ultrasonido puede ayudar a determinar si hay un problema de crecimiento y se relaciona con el feto, con el volumen de líquido amniótico o con alguna otra causa.
  • Determinar la causa de hemorragias en el segundo o tercer trimestre del embarazo. Estas hemorragias se deben frecuentemente a problemas de placenta que pueden requerir tratamientos especiales.
  • Comprobar el buen estado del feto hacia el final del embarazo. En el tipo de examen por ultrasonido llamado velocimetría Doppler, Este examen ayuda a los obstetras a determinar si el feto está recibiendo suficiente oxígeno y se utiliza generalmente en embarazos de alto riesgo, debido a una condición médica materna subyacente (por ejemplo alta presión arterial) o algún problema en el feto (por ejemplo, crecimiento insuficiente). Este examen también ayuda a los obstetras a determinar si es menos riesgoso permitir que el feto continúe desarrollándose dentro del útero o adelantar el parto.  Otro tipo de examen llamado perfil biofísico fetal incluye la visualización de los movimientos fetales, entre ellos los movimientos respiratorios y la tonicidad muscular, y la medición de la cantidad de líquido amniótico.