Regresar a menú anterior.

Anestesia epidural, la mejor opción



La Epidural es una forma de anestesia que se inyecta en la parte baja de la columna vertebral para eliminar la sensación de dolor de la parte inferior del cuerpo que se utiliza en los partos vaginales porque permite a la madre controlar los músculos. Durante el parto asistimos a dos pacientes, la madre y el niño.

El modo de administrarla puede se de manera continuada o de forma intermitente, lo que permite que se convierta en un tipo de anestesia perfectamente controlada administrando más dosis en caso de que el parto se prolongue.
El anestésico se suministra a través de un catéter muy fino que el médico implanta en la parte baja de la columna vertebral.

El orden habitual de suministro es:
Se aplica algo de anestesia local a la zona donde se va a ejercer la punción de forma que ésta no produzca ningún dolor a la madre.
Se infiltra la aguja entre la cuarta y la quinta vértebra dela región lumbar.
Se pasa el catéter a través de la aguja de forma que ésta se retire.
Se aplica la primera dosis a través de ese catéter que tardará unos 20 minutos en hacer efecto. Se irá notando una insensibilidad progresivamente que nunca va a ser total (de forma que la madre puede sentir y empujar) pero sí lo suficiente para no sentir dolor.
A partir de ahí se suministrará el anestésico mediante goteo durante todo el parto.
El catéter se retirará al final del parto, de forma que la paciente vaya recuperando la sensibilidad paulatinamente.

Las ventajas
El gran éxito de la epidural se basa, además de la posibilidad de que la madre asista de forma consciente al nacimiento de su bebé sin ningún dolor, en una serie de ventajas como son
Es la única técnica que produce un completo y continuo alivio del dolor durante el parto, por lo que contribuye a calmar el temor y la ansiedad de la parturienta.
Utilizada de forma adecuada, no produce depresión de la actividad uterina ni de las fuerzas auxiliares del parto.
Mantiene a la parturienta plenamente consciente, por lo que no existe riesgo de aspiración broncopulmonar que es una de las principales causas de muerte materna.
Permite participar del nacimiento de su hijo en caso de ser necesario realizar una maniobra vía vaginal o abdominal como la cesárea.
Permite prolongar el efecto analgésico de forma eficaz varias horas después del parto.