Regresar a menú anterior.

AMINIOCENTESIS

La amniocentesis es un procedimiento empleado para obtener una muestra pequeña del líquido amniótico que rodea al feto, con el fin de diagnosticar trastornos cromosómicos, según los antecedentes familiares y las posibilidades de realizar exámenes de laboratorio en el momento en que se realiza el procedimiento. La amniocentesis se les suele sugerir entre las semanas 15 a 20 de embarazo a las mujeres que corren un riesgo alto de que se produzcan anomalías cromosómicas, por ejemplo mujeres que tendrán más de 35 años en el momento del parto, o aquéllas cuyos exámenes de detección del suero materno hayan resultado anormales, lo que indica la existencia de un mayor riesgo de anomalías cromosómicas o defectos del tubo neural.

La amniocentesis es un procedimiento que consiste en insertar una aguja larga y delgada a través de la pared del abdomen de la madre y dentro de la bolsa amniótica para extraer una muestra pequeña de líquido amniótico con el fin de examinarla. El líquido amniótico contiene células eliminadas por el feto, que portan información genética. Si bien los detalles específicos de cada procedimiento varían levemente, en general la amniocentesis sigue el proceso que señalamos a continuación:

  • Se limpia el abdomen de la embarazada con un antiséptico.
  • El médico puede o no aplicar un anestésico local para adormecer la piel.
  • Se recurre a la ecografía para guiar la inserción de la aguja hueca en la bolsa amniótica.
  • Se extrae una muestra pequeña de líquido para analizarla en el laboratorio.
  • Durante las 24 horas posteriores a una amniocentesis, deben evitarse las actividades intensas.
  • Algunas mujeres sienten calambres durante el procedimiento o después de él.

En los embarazos múltiples es necesario tomar una muestra de cada bolsa amniótica, para estudiar a cada uno de los bebés. A veces no es posible realizar la amniocentesis debido a la posición del feto o de la placenta, a la cantidad de líquido o la anatomía de la paciente.

El líquido se envía a un laboratorio de genética, para analizar el cultivo de las células. También se miden las cantidades de alfafetoproteína, una proteína producida por el feto que está presente en el líquido, para descartar defectos del tubo neural, como por ejemplo la espina bífida.